13 may. 2013

ELITISMO

 LUNES, 13 DE MAYO 


En la música, por empezar por algún sitio, el elitismo ha dado lugar a elementos curiosos que visitan los conciertos, coleccionan autógrafos, y sobre todo, presumen del consumo y del conocimiento de algo que es inconmensurable, que se evapora, que no se deja poseer.

La señora del presidente del Banco de Santander, organiza desde hace muchos años un concurso de piano con su nombre que aspira a elevar el nivel de algo que no sé muy bien qué es. Haría mucho más por el piano si le regalara un par de estos instrumentos a las escuelas de música y conservatorios de todo el territorio nacional.
Cuando veo el público de uno de esos actos elitistas, musical o de otro tipo, con gente hortera, de estética "barcenaria", con abalorios de lujo que representan todo lo que es artificial y adquirible, gente "puesta" que trata de confundirnos con todo lo que reniega de la autenticidad, me confirmo en mi idea.

La belleza, el espíritu, la libertad en la vida y en el arte no se enfrascan, no se conservan, están en constante evaporación y no se perfuman. 
Son el perfume. 
El iris, la esencia más cara, se marchitará delante de nuestras narices sin que todo nuestro dinero y nuestro afán por poseerlo puedan hacer nada para evitarlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario