31 dic. 2013

OBLIGACIONES INNECESARIAS

 MARTES, 31 DE DICIEMBRE 




Si me quisieran obligar a algo, (a ser madre ya no, yupi!), me da que la parte que intentara coaccionarme iba a arrepentirse. :-)

La directora del colegio, cuando yo tenía 7 años, me quitó el bocadillo en la cola al recreo porque ella así lo había prohibido... Tiempos fascios que parecen volver. 
Pues, a lo que iba, todavía se acuerda la anciana, entonces bedel de la escuela, que me tuvo que tapar la boca por todos los insultos en cadena que le dirigí a la señora "Olla Pronto" que silbaba para que hubiera silencio en la cola. Parece ser que ante mis protestas, decidió que se me devolviera mi bocadillo. Mis gritos aumentaron porque ya no quise ESE bocadillo que ELLA había tocado. Recuerdo que se me acabaron las palabrotas que conocía entonces y creé algunas nuevas especialmente para Doña Maria Dolores. :-))))

Montar un pollo ante una injusticia a veces te deja en la gloria y otras, es simplemente necesario.

Para terminar este 2013, que no me ha tratado muy bien, le voy a dar una última "cogolla musical" con mi primo Javier Krahe, mucho mejor poeta que músico o cantante. :-)


Me gustas, Democracia, porque estás como ausente
con tu disfraz parlamentario,
con tus listas cerradas, tu Rey, tan prominente,
por no decir extraordinario,
tus escaños marcados a ocultas de la gente,
a la luz del lingote y del rosario.

Me gustas, ya te digo, pero a veces querría
tenerte algo más presente
y tocarte, palparte y echarte fantasía,
te toco poco últimamente.
Pero, en fin, ahí estás, mucho peor sería
que te esfumaras como antiguamente.

Los sesos rebozados de delfín
que Franco se zampaba en el Azor
nos muestran hasta qué grado era ruin
el frígido y cristiano dictador.

Fue un tiempo de pololos, tinieblas y torturas...
volvamos al aquí y ahora
donde tú, Democracia, ya sé que me procuras
alguna ley conciliadora,
pero caes a menudo en sucias imposturas,
fealdades que el buen gusto deplora.

Como el marco legal siempre le queda chico,
y a eso el rico es muy sensible,
si tirando, aflojando, empleando un tiempo y pico,
se hace un embudo más flexible,
que tú apañes la ley a medida del rico
al fin y al cabo es muy comprensible.

¿Pero qué hay del que tiene poca voz,
privado de ejercer tantos derechos,
porqué al nudista pones albornoz,
qué hay de los raros, qué hay de los maltrechos?

Y tus representantes selectos, Democracia,
tus güelfos y tus gibelinos,
cada día que pasa me hacen menos gracia,
sus chistes son para pollinos.
A enmendar tus carencias te veo muy reacia
y están mis sentimientos muy cansinos.

Y como ya me aburre decir continuamente
"eso no estaba en el programa"
no cuentes con que vaya hacia ti cuatrianualmente,
no compartamos más la cama,
vamos a separarnos civilizadamente.
Y sigue tú viviendo de tu fama.

Cuando veas mi imagen taciturna
por las cívicas sendas de la vida
verás que no me acercan a tu urna.
No alarguemos ya más la despedida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario