17 abr. 2014

LOCA, ME LLAMAN

 VIERNES, 18 DE ABRIL 


Condecorar una estatua con la medalla de oro al mérito policial tiene mandanga. 
Conocí a un tipo que dormía en el psiquiátrico y tomaba una medicación severa (litio) para paliar su enfermedad maniaco-depresiva. Cuando desvariaba se convertía en un payaso inteligente y patético con el que poder llorar o reir. Tenía una imaginación desbordante para las situaciones absurdas. 
Parece que oigo sus carcajadas cuando haya visto la noticia por la tele. Ninguno de sus delirios habría llegado tan lejos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario